EL AÑO DE LA GRAN HAZAÑA

ENTRE PARÉNTESIS

New-José Edo

José Eduardo Mora

(SAN JOSÉ, COSTA RICA, 27 DE DICIEMBRE, 2014-EL JORNAL). El 2014 se aparecía como una sombra infranqueable para el fútbol de Costa Rica: enfrente tenía a tres campeones mundiales y un previo gris amenazaba con que la Copa del Mundo se convirtiera en pesadilla.

Desde afuera se avecinaba una catástrofe y el país se preparaba para que la participación de la Selección fuera lo más discreta posible, ello incluía cálculos que indicaban que perder por los marcadores menos dañinos era suficiente.

Pocos, en verdad, preveían, si quiera a lo lejos, lo que ocurriría a partir de la tarde- noche del 14 de junio en el estadio Castelaõ.

Y entonces sobrevino el “milagro” y Costa Rica jugó ante Uruguay con una solvencia extraordinaria: confianza, personalidad y los Keylor Navas, los Joel Cambell, los Celso Borges, los Junior Díaz, los Michael Umaña, Los Giancarlo González los Bryan Ruiz, los Óscar Duarte, los Marco Ureña, los Yetlsin Tejeda se desbordaron en calidad y empezaron a evidenciar algo que pocos, en realidad habían visto: la fuerza del grupo y el excelente trabajo de un cuerpo técnico, encabezado por Jorge Luis Pinto.

Nadie sospechaba, me refiero a los aficionados, que en medio de ese afán de trascender en la historia, también hubiese un conflicto de grandes dimensiones y que amenazó con despedazar el sueño durante tantos días y tantas horas durante el Mundial, que ese fue el segundo milagro, es decir, que se mantuviera el compromiso del grupo sin que afloraran en la cancha las divisiones.

La revelación del torneo, mejores jugadores en los partidos jugados: Keylor en tres ocasiones: Ruiz y Cambell en una; el mejor equipo de CONCACAF en 2014; premio Hazaña del año, otorgado por Univisión, el mejor gol de CONCACAF para Ruiz. Un año de ensueño.

Octavos en la Copa del Mundo. El 2014 tiene un sello indiscutible para el fútbol de Costa Rica. EL AÑO DE LA GRAN HAZAÑA. Y para rendir tributo al mejor año en toda la historia de nuestro fútbol escribí junto al colega y amigo Pablo Aguabella La Gran Hazaña, un libro para todo aquel que quiera tener un pedacito de esa gloria en casa.

 

Port-hazaña

Share