EL PARTIDO PERFECTO

Las jugadas en ataque desplegadas frente a los uruguayos eran muy planificadas. La Selección ejecutaba a las mil maravillas un libreto ideado por el técnico, lo que era complementado con un trabajo emocional, grupal e individual, de altos quilates, y con unos solistas de primera línea, que eran capaces de interpretar esa partitura futbolística con el aliento y la calidad de sólidos profesionales.

Share